sábado, 9 de junio de 2018

Sí, la casa huele a vacío...

La casa huele a humedad,
y yo, apesto a vacío.
Los muebles todos callados,
los cristales rotos, ausentes.
Duelen los gritos de tanto silencio,
tratando de encontrar algo familiar.
Me ahogo en suspiro sordo, triste,
no sé en qué lado registrar.
Esta ya no es mi casa, estoy de más,
adiós vida, hasta siempre soledad.
Sí, la casa huele a vacío,
y yo, yo apesto a humedad...

viernes, 1 de junio de 2018

Seis décadas...

Seis décadas gastando zapatos,
soñando con caminar descalzo.
Seis décadas derramando tinta,
soñando con pasear desnudo.
Seis décadas asomado al balcón,
soñando con hacerme invisible.
Seis décadas tratando de ser,
soñando con no estar, huyendo.
Seis décadas dejándome maquillar,
soñando en blanco y negro...
Seis décadas infiel a mi mochila,
soñando con llenarla de vida.
Seis décadas bien agostadas,
soñando con eternas primaveras.
Seis décadas muy bien pagadas,
soñando con seguir soñando...
Seis décadas desangrándome,
soñando con poder volar.
Seis décadas y heme aún aquí,
soñando que vivo en la mar...

jueves, 10 de mayo de 2018

...no soy el asesino.

Que una película esté basada en hechos reales no quiere decir que todo lo que se cuenta en ella sea verdad. Por lo pronto, ni siquiera el director ha vivido esos hechos y por lo menos pronto, esa película está interpretada por actores, todos ajenos a la historia. En mi película sí es cierto que soy el mayordomo, pero no el asesino... 

sábado, 31 de marzo de 2018

sábado, 10 de marzo de 2018

"LOS GRANDES OLVIDADOS"

(Recapacitando en voz alta)
Llevo durante bastante tiempo recapacitando sobre las catástrofes y crímenes que azotan nuestra sociedad, nuestro mundo. Hace unos días estuve a punto de vomitarlo todo pero, por respeto al dolor generalizado por la desaparición del niño Gabriel, me reprimí. Os puedo asegurar que con la noticia de la aparición de su cadáver me rompí totalmente, cosa que no llegué a sentir ni siquiera con la muerte de mi propio padre.
Pero hoy quiero recapacitar, e invito a cualquiera a hacerlo, sobre este tipo de noticias. La gente se ha echado a la calle, unidos por el dolor, para buscar al chico y luego para lanzar su ira contra la detenida. A diario mueren miles de niños en el mundo por hambre, enfermedades y bombas desquiciadas. Esos niños de desconocidos nombres están lejos, no nos afectan. Los pensionistas y las mujeres se manifiestan en pro de sus derechos, cosa que aplaudo, pero nadie se echa a la calle por las guerras lejanas, ¿para cuándo una huelga general a nivel mundial en contra de la guerra?
Por otro lado decir, que los asesinos y violadores también tienen familia, y sufren la ira de la gente, les señalan, les vejan, incluso hay familias que tienen que dejar sus domicilios, el lugar donde nacieron. No tiene que ser fácil vivir así, algunos padres de estos asesinos llegan a pensar que son culpables de los actos de sus hijos, que no han sabido educarlos, sufren por ello. A partir de ahora tienen que luchar entre tener que aceptar que son padres de un asesino y no olvidar, por otro lado, que son padres, simplemente. Algunos de estos asesinos o violadores, también estaban casados y tenían hijos, hijos que ahora serán señalados en el colegio, en la calle, etc. Dejarán de ser niños y mujeres anónimas para pasar a ser los hijos y mujeres de un asesino.
No voy a negar que los padres son los encargados reales de educar a su descendencia, padres y familia en general son los encargados de construir una sociedad sana, desde la cuna. Mas en cualquier lugar surge la mala yerba. Un campesino labra, siembra, riega y abona un campo de girasoles. A todos trata y cuida por igual, sin embargo hay plantas que no crecen al mismo ritmo, otras crecen dobladas y algunas mueren antes de florecer.
¿Qué culpa tiene el campesino?
Pido, desde este mi loco muro, que recapacitemos, que miremos más allá de nuestra propia calle o pueblo. Que somos parte de este mundo y por tanto nos debemos de preocupar de él entre todos. Sí, la familia y los amigos de los malos son "LOS GRANDES OLVIDADOS", y sufren también, porque son humanos.
De todo lo acontecido durante estas dos semanas, me quedo con las palabras de la madre de Gabrielillo:
"POR FAVOR, NO PROPAGAR LA IRA, MI PESCAÍTO ERA TODO AMOR Y NO DESCANSARÁ VIENDO TANTO ODIO, QUE SU MARCHA SIRVA PARA VER CÓMO CRECE EL AMOR EN EL MUNDO".
Increíbles palabras de una mujer a la que le acaban de arrebatar su único hijo.
De esas palabras sí que se sentirá orgulloso tu hijo. Has dado una lección tremenda de amor a los que la hayan querido ver.
El odio genera odio, el amor, más amor.
Álvaro Caputto Ruiz