viernes, 29 de mayo de 2009

Extrañándote

Sólo me queda tu ausencia
y en mi corazón el dolor
de tu lejanía. Aunque ausente
de mí estás conmigo, mis ojos
no te tienen pero sí mi corazón.
Tu ausencia me pesa, tus sonrisas
y regaños. Ya no tengo de quién
ser rey, mi reino lo dibujabas tú.
Ya no tengo tu firmeza ni tu
brazo sustentador, ahora te
extraño, extraño tu magia sincera.
Ya no tengo a quien cuidar los
sueños. A esta lado de tu ausencia
la tristeza se ha vuelto compañera.
Todas las canciones me hablan de
ti y estás más conmigo que nunca.
A este lado de tu ausencia te
guardo muy adentro. Tú cada vez
más luminosa, y yo con menos luz.

miércoles, 27 de mayo de 2009

Karta ar Zeñó Menistro Xabes



Güenos dia Zeño Menistro, dos punto
Efertibamente zoi llo, beo ke lla enpiesa a konozerme, aro por akeyo de ke er roze aze er kariño. Tan zolo unas palabras de animo. Uste ni kazo por lo que dizen por aí las malas lenguas sobre las zuvenzione ke lan dao a su hija. Ezo es pura enbidia Zeño Menistro. A mi me konsta feazientemente ke su ija e zolo una azalariá en eza enpreza. La gente no zabe ke jazé pa joé ar perzoná. Lo dicho, uste ni kazo y siga kon zu gran labó. Tiene uste to mi apollo y er de mi varrio. Tan zolo kiero decirle, porke zeguro ke uste no lo zabe, ke llo, asta jaze vien poko, fui kompañero de su nínia en la menzionada enpreza y komo tanvien toi esperando una zuvenzion desde haze ma de un año le ruego able uste kon arguno de zus konozios pa be zi es pozivle ke me traten komo a mi kerida kompañera Paula.
Reziva uste un kordiá zaludo de este su humirde zervió.

Ein?



Soy un vate impío y execrable con un dédalo por mente aunque también un mandrias. Mi vida es una entelequia ya que soy más bien un orate jerezano, que no mancuniano. Cantidad de veces estoy estafermo y otras estajanovista por ello ando casi siempre desnortado. Mi bonhomía por un lado y el ser jauto por otro me convierten en un perfecto maniqueo de carácter ampuloso y, a veces, hasta coercitivo. Y lo que es peor, como le gusta a mi chica oirme decir: biunívoco, transversal e inverso.
¡MATEMÁTICAS PURA!

domingo, 24 de mayo de 2009

Entre sombras


Hace mucho tiempo, mucho tiempo ya,
que perdí la sombra. Hace poco sin
embargo que creí haberla recuperado.
Hoy, en este sombrío día, compruebo
asombrado que nunca volveré a ser ni
sombra de lo que un día fui. Podría
haber sido asombroso pero es más bien
ENSOMBRECEDOR

viernes, 22 de mayo de 2009

El Duende de los números

Llevaba yo unos días comiéndome el coco ante la cercanía de mi 51 cumpleaños. Me sentía bastante vejete y no paraba de preguntarme si habría alguna manera de cambiar los 51 por 15. Sí, mis 15 años fueron muy buenos y me encantaría volver a ellos. Tan desesperado estaba que recurrí a mi duende preferido, El Duende de los Números. Nada más llegar me preguntó:
-¿Realmente quieres convertir tus 51 en 15?
-Sí, le dije casi histéricamente.
-Ay Alvarin, me dijo, no cambiarás nunca. Anda, toma nota. Apunta tu fecha de nacimiento.
Y escribí, 1 6 1958.
Luego añadió:
Ahora escríbelos al revés.
Y apunté: 859161.
-Ahora suma las dos cantidades.
Apunté: 161958 +859161=1021119
-Bien, para acabar, suma todos los dígitos.
Y puse: 1+0+2+1+1+1+9=15

-¡YA LO TIENES ALVARITO! Tus 51 convertidos en 15.

martes, 19 de mayo de 2009

Mal de muchos...

Ando aquejado de una hernia discal que me trae por la calle de la amargura. Vaya tela como duele, a veces el dolor se hace insoportable. No puedo coger peso ni permanecer mucho tiempo en la misma postura. Estar sentado se convierte en un verdadero suplicio. Pues bien ayer por la mañana me sentía especialmente agobiado ante tanto sufrimiento. Decidí darme una solitaria vuelta por las aún frescas calles cordobesas para distrarme un rato. Sin apenas darme cuenta llegué a la plaza de las Tendillas. Estaba observando la obra del Sr. Inurria cuando de pronto oigo que me dice el caballo del mencionado monumento:
-"Cómo te entiendo, qué me vas a contar a mí que llevo casi 106 años con el peso de este gachó en los riñones, sin moverme y aguantando sobre sólo tres patas".
No me podía creer que el equino me estuviera hablando pero sí me di cuenta de cuánta razón tenía. Sin darme tiempo a digerir lo acontecido seguí mi camino y en un salto me entré en la judería. Andaba ensimismado en mis cosas cuando de repente oigo una voz que trata de llamar mi atención. Me giro y veo que estoy ante el señor Maimónides que me dice:
- "Ay compañero, casi 45 años llevo yo aquí sentado, haga frío o calor, no te puedes hacer una idea de cuánto te comprendo. Tanto tiempo en la misma postura mata, lo que daría yo por poder estirar las piernas como tú un rato".


Ya alucinando en colores, sin ser consciente de mis pasos me adentré en el museo de D. Julio Romero. Andaba saboreando sus pinturas cuando una de sus encantadoras mujeres, La Chiquita Piconera, con sus tremendos ojos fijos en mí me sisea:


- Ochenta años llevo yo aquí inclinada, en la misma postura. Vaya si sé cómo te sientes jerezano.
Dios, salí de allí echando humo. Creí que me estaba volviendo majara perdío. ¿Cómo me podían hablar esas obras de arte? Después de correr asustado un buen trecho fuí consciente de que mi dolor no me había impedido correr. Esto, junto al hecho de ver que no era yo sólo el que sentía dolor en este mundo hizo que me sintiera algo mejor. Ya saben aquello de:


MAL DE MUCHOS, CONSUELO DE TONTOS.

lunes, 18 de mayo de 2009

Benedetti y Ella

Tengo miedo de verte,
necesidad de verte,
esperanza de verte,
desazones de verte.
Tengo ganas de hallarte,
preocupación de hallarte,
certidumbre de hallarte,
pobres dudas de hallarte.
Tengo urgencia de oírte,
alegría de oírte,
buena suerte de oírte
y temores de oírte.
O sea, resumiendo,
estoy jodido y radiante,
quizás más lo primero
que lo segundo,
y también
VICEVERSA